Legados fragmentados

En el contexto del proyecto de Museo de la Democracia presentado por el presidente Piñera quisiera expresar mi preocupación por la persistencia en entregar y legar un mensaje fragmentado a las futuras generaciones de chilenos.

Existe el Museo de la Memoria en el que recoge una parte de nuestra historia que no podemos desconocer ni seguir combatiendo, sino más bien asumirla y construir sobre ella.

Me parece que lo que sigue al pedazo de historia que recoge el museo; fundamentalmente el cómo se reconstruyó la democracia, los distintos actores que han luchado y siguen trabajando por alcanzar un estado democrático de bienestar equitativo y todos aquellos contenidos que el equipo museográfico sugieran entregar, se deben plasmar e ir construyendo en torno a los hechos ya acontecidos y fundamentalmente en el mismo lugar y espacio de encuentro que se creo para dejar registrada y expuesta la memoria de la historia política, social y cultural de nuestro país.

De esa manera cortamos el seguir entregando mensajes divisorios y fragmentados y aunamos en un solo espacio el derrotero navegado de nuestra historia.

El problema no es entregar nuevos contenidos históricos ni del tipo de proyecto anunciado, es más bien un llamado a un ejercicio de voluntades sincrónicas, no de fuerzas en tensión, que evite proselitismos políticos, carencia de perspectiva y unificar en un solo canal y mensaje los contenidos e historia que queremos legar.

Compartir